We need more women urban planners…

Dra. Maria Eugenia Encinas Moreno
vinci87240@gmail.com

We need more women urban planners… urbanistas, diseñadoras urbanas, arquitectas, ingenieras en transporte, mujeres que tomen decisiones en las ciudades o profesionales de cualquier género que sepan incluir.

Diseño urbano y urbanismo, en su página de Facebook.

Hace unos días hubo una gran discusión entre usuarios de Facebook y Twitter sobre este post. En él se plantea la necesidad de que las mujeres generen el espacio urbano adecuado para sus propias necesidades lo que generó gran molestia en la mayoría de los arquitectos (supongo hombres) que leyeron el post. Esto es un reflejo de la situación actual de la ingeniería y la arquitectura: una gran resistencia a incluir temas de género en la planeación de espacios urbanos.

Tradicionalmente, los espacios (arquitectónicos y urbanos) se diseñan tomando como base las medidas “ideales” establecidas en libros como el de Neufert (1936) o en modelos considerados sagrados como el modulor de Da Vinci o Le Corbusier. Como se puede observar, estas medidas ideales están basadas en el hombre blanco de 30 años, dejando de lado todos los demás usuarios del espacio: niños, mujeres, hombres de otras razas, personas con discapacidad y demás usuarios que no cumplen con los ideales del Renacimiento o de la época modernista, es decir, principios del siglo pasado.


Es por eso que las nuevas tendencias de la arquitectura a nivel mundial están proponiendo, entre otras cosas, un enfoque a la diversidad, buscando la inclusión de todos estos grupos que han estado excluidos y proponiendo poner en el centro del diseño a las personas que van a usar los espacios, y no solo desde las medidas de sus cuerpos, sino desde sus necesidades, trayectorias, prácticas y roles que desempeñan al usar ese espacio.

El espacio es construido socialmente (Lefebvre, 1968, 1972). El espacio urbano no es homogéneo, y es a partir de la identificación de las diferentes trayectorias y entidades heterogéneas que conviven en él, estableciendo relaciones, conexiones y asociaciones, que se puede comprender la forma en que se construye y reconstruye la identidad de dicho espacio y cómo esta identidad relacional se reproduce a través de la geografía (Massey, 1994, 2005).

Tristemente, la planeación urbana tradicional se ha centrado solo en el espacio construido y ha dejado de lado las necesidades de sus usuarios y rubros como la habitabilidad, la diversidad y la justicia socio-espacial (Blair, 1973; Hull, 1998; Fanstein, 2000; Watson, 2009). Las mujeres tienen trayectos diferentes; a pesar de las protestas de los arquitectos (quienes se obstinan en decir que el urbanismo no debería tener género y que la ciudad es neutra y demás), es cada vez más visible cómo las mujeres generalmente son las que tienen dos o más rutas antes de tomar la ruta a su trabajo (lo que no sucede con los hombres jefes de familia o mínimo con los que son tomados como base para diseñar los recorridos del hogar al trabajo).


La seguridad tampoco es igual para los hombres, base de la planeación, que para los miembros de otros grupos vulnerables. Como dice Ana Falú (2019), “Las mujeres queremos ser diferentes, pero no desiguales”.

Miedo a transitar calles oscuras, al acoso callejero, a tocamientos indeseados en el transporte público, a ser violadas. Estos son algunos de los temores que experimentan las mujeres de muchas ciudades del mundo. Las que viven en barrios informales sin electricidad, agua o saneamiento lo tienen peor. Para ellas es más difícil también encontrar empleos formales dignamente remunerados o alcanzar cuotas de poder en las instancias locales. La red global Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) estima que solo el 20% de los concejales y el 5% de los alcaldes del mundo son mujeres.

Alejandra Agudo, El País.

Cabe señalar también que esto no es cuestión de minorías, ya que las mujeres son más del 50% de la población, sino de ideologías que se ven reflejadas en la forma en que se diseñan las ciudades.

Ana Falú es un ejemplo de esta ideología emergente basada en la necesidad de repensar las ciudades desde una perspectiva de género para que sean más seguras y habitables para la población femenina. Ideología que encuentra una gran resistencia entre los arquitectos y los ingenieros, lo que es preocupante porque generalmente ellos son los que están a cargo de las ciudades. Esto refleja una gran necesidad de incorporar los procesos sociales al estudio de la ciudad, ya que son estos procesos los que hacen la diferencia entre dibujar (como se entiende ahora el diseño) y hacer ciudad.


La ciudad la hacemos todos los que la vivimos, los profesionales por tanto deben incorporar a la de ya estas vivencias a la planeación de las ciudades. La imagen de la carriola que no puede pasar por abajo del puente es solo una representación de tantos problemas que pasan las mujeres en los espacios urbanos y ¿quién mejor para decir qué necesitan que las mismas mujeres? La arquitectura y la planeación urbana deben evolucionar, esto no es una falta de respeto a los grandes maestros, a ellos se les respetará y considerará como siempre, dentro de sus contextos y lo que la arquitectura y el urbanismo necesitaban entonces; pero ahora estamos en un contexto y un momento diferente y es por esto que el enfoque debe cambiar y adaptarse al usuario: “El diseño debe adaptarse el usuario, no el usuario al diseño”, (frase que mis alumnos escuchan diez mil veces cada semestre).

Bibliografía

Blair, T. (1973). The Poverty of Planning London. Mac Donald Publishers.

Fainstein, S. (2000). New Directions in Planning Theory. Urban Affairs Review 2000; 35; 451. http://uar.sagepub.com/cgi/content/abstract/35/4/451

Hull, A. (1998). The Development Plan as a Vehicle to Unlock Development Potential? Cities 15 (5), 327–35.

Lefebvre, H. (1968). Le droit à la ville/Espace et Politique [ed. cast.: El derecho a la ciudad, trad. por J. González Pueyo, Península, Barcelona, 1973]

Lefebvre, H. (1972). La revolución urbana. Madrid: Alianza [edición original (1970) La Révolution urbaine, Paris: Gallimard].

Massey, D. (1994). Space, Place, and Gender. Polity Press in association with Blackwell Publishers.

Massey, D. (2005). For Space. Sage London.

Watson, V. (2009). The planned city sweeps the poor away…’: Urban planning and 21st century urbanization. Progress in Planning 72 (2009) 151–193, www.elsevier.com/locate/pplann

Publicado por maruencinas

Soy arquitecta y doctora en ciencias sociales. Doy clases de diseño en la escuela de Arquitectura de la UABC con un enfoque en el usuario y en el contexto urbano. Hago y enseño investigación ya que investigar es de vital importancia para el desarrollo de proyectos de espacios arquitectónicos y urbanos habitables y justos.

Un comentario en “We need more women urban planners…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: