Diseñando una ciudad amigable con el adulto mayor: Ensenada, Baja California

Ana Guadalupe Alonso Hernández
Maestrante en Gerontología Social
anita_alonso@hotmail.com

La  vejez es un proceso irreversible  lleno de cambios biológicos y psicológicos de los individuos en interacción continua con la vida social, económica y cultural; una etapa de prejuicios y estereotipos cargada de inquietud, lástima, fragilidad y angustia predeterminada en ocasiones por el contexto; además de la pérdida de capacidades (motrices y cognitivas) y oportunidades, o simplemente evidenciada y limitada por un orden cronológico…la edad.  

El envejecimiento de la población se está produciendo en todos los países del mundo y ello, en conjunto con la  urbanización de las ciudades, planteará cambios para la política sanitaria y social. Para el año 2030, dos tercios de la población mundial residirán en ciudades y, en muchas zonas urbanas del mundo desarrollado, el 25% o más de su población tendrá 60 años o más (Kalache, A. 2010).

El mejoramiento de vida del adulto envejecido no tiene que ver solamente con espacios adecuados como la vivienda, mobiliario o espacios públicos que en muchas de las ocasiones no garantizan la funcionalidad, seguridad y tranquilidad; las necesidades cambian, debe diseñarse considerando las limitaciones propias del adulto mayor, donde se ofrezca la capacidad de movilidad, traslado y comunicación adecuadamente. La población mayor de 60 años es la que más crece cada año, por ello, la planeación adecuada de la vivienda y el espacio público demandará en un corto plazo la satisfacción espacial de la población envejecida; cambiar la percepción de la vejez e involucrar al actor clave ayudará a la planificación y ejecución de los programas.

Un urbanismo gerontológico debe proponer soluciones e innovación de espacios que aporten lineamientos de diseño que se acerquen a las necesidades del adulto mayor tomando en cuenta sus actividades y su entorno físico-espacial, donde la experiencia propia del individuo en cuestión será de gran importancia para la construcción  de nuevos espacios o adaptación/modificación de los existentes (Salas-Cárdenas & Sánchez-Gonzélez, 2014).

Photo by Meruyert Gonullu on Pexels.com

Ciudades amigables con el adulto mayor

“La Organización Mundial de la Salud [OMS] considera que el envejecimiento activo constituye un proceso que dura toda la vida y es afectado por varios factores que, por sí solos y en conjunto, favorecen la salud, la participación y la seguridad en la vida de los adultos mayores” (OMS, 2007). Basado en lo anterior surge “Ciudades Amigables con los Mayores: Una Guía”, que tiene como propósito lograr que las ciudades del mundo planifiquen el envejecimiento como parte integral del sistema urbano y se comprometan con la necesidad de tener que transformar nuestras sociedades para adaptarlas y hacer de ellas un ambiente más amigable para nuestra población envejecida.

Es evidente que la ciudad de Ensenada, Baja California, carece de soluciones para las personas de la tercera edad en relación con vivienda e infraestructura urbana de la ciudad. Por mencionar, existe el mal estado de las aceras y calles, impactando sobre la capacidad para caminar y trasladarse en su entorno; aceras angostas, desniveles, peraltes altos, sin rampas y abarrotadas por vendedores ambulantes que representan un peligro potencial.  La falta de espacios verdes públicos para el descanso y esparcimiento que brinden seguridad, señalización adecuada e iluminación; carencia de baños públicos con accesos para discapacitados localizados estratégicamente en el entorno; en algunas ocasiones una vivienda que afecta la capacidad de autonomía y movilidad, y servicios esenciales inadecuados como el transporte serían solo una parte de los puntos focales a integrar dentro plan de acción de desarrollo urbano de nuestra ciudad.

 La guía de la OMS antes mencionada puede ser implementada en la ciudad de Ensenada identificando ocho áreas de importancia, que son: espacios exteriores y edificios; transporte; participación ciudadana y empleo; respeto e inclusión social; apoyo comunitario y servicios de salud; vivienda; participación social; y comunicación e información (OMS, 2007). El trabajo multidisciplinario de gobierno, iniciativa privada y profesionales con formación gerontológica, especialmente arquitectos y urbanistas, jugarán un papel importante donde no solamente se resuelvan correctamente edificios como la vivienda, residencias, hospitales o infraesctructura pública, sino también espacios adecuados por medio de una planeación, adaptación y propuestas espaciales donde se ofrezcan soluciones anticipadas a las características y necesidades cambiantes de la población adulta mayor.

La colaboración y el intercambio de ideas para mejorar las expectativas del adulto mayor así como la necesidad de investigación y capacitación vendrá a evolucionar las teorías científicas y empíricas sobre el envejecimiento individual y social. Cuando logremos entender al individuo desde su interior y comprender que el cuerpo envejecido es solo el medio condicionado, empezaremos a trabajar con el adulto mayor y no a trabajar al adulto mayor. Los retos de una planificación urbana gerontológica vendrá cargada de una serie de desafíos comprometidos con el entorno del adulto mayor ante la necesidad de una mayor sensibilidad para generar espacios para crecer, vivir y envejecer en el lugar.

*Este texto forma parte de un segmento de nuestro página, titulado “Desarrollando Perspectiva“, un espacio donde estudiantes de preparatoria, licenciatura y posgrado pueden publicar sus textos, guiados por un tutor. Los estudiantes recibieron correcciones, observaciones y recomendaciones para redactar sus textos, y estos son publicados tras el visto bueno del tutor. El tema escogido, así como sus planteamientos, responde enteramente a los intereses y sentido crítico de los estudiantes.

Referencias bibliográficas

Kalache, A. (2010). Hacia las ciudades amigables con las personas mayores. Autonomía
personal (1), 30-35. https://autonomiapersonal.imserso.es/InterPresent2/groups/revistas/documents/binario/rap1afondo_03.pdf

Salas-Cárdenas, S. & Sanchez-González, D. (2014). Envejecimiento de la población, salud y
ambiente urbano en América Latina: Retos del urbanismo gerontológico. Contexto:
revista de la Facultad de Arquitectura Universidad Autónoma de Nuevo León
(9), 31-49. https://contexto.uanl.mx/index.php/contexto/article/view/26

World Health Organization. (2007). Ciudades globales amigables con los mayores: Una guía, 1-73. https://www.who.int/ageing/age_friendly_cities_guide/es/

Publicado por Liliana Lanz

Doctora en Ciencias Sociales, maestra en Lingüística aplicada y docente con experiencia de más de 15 años. Mis temas de interés son el bilingüismo, el análisis de discurso y la mercantilización del lenguaje. Me identifico como feminista, translingüe y madre contestataria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: