Diversidad lingüística

Ruth Fernanda Smith Villalobos
Estudiante en la Lic. en Traducción
de la Universidad Autónoma de Baja California
smithr@uabc.edu.mx

Existe una variedad impresionante de lenguas alrededor del mundo. Estas tomaron forma a partir de la necesidad de los seres humanos por comunicar todo aquello que pasaba en sus mentes; así fue posible que cosas tan complejas como las ideas se tornaran en palabras y esas palabras fueran evolucionando, esparciéndose y desarrollando ramificaciones las cuales se dividirían y evolucionarían de la misma manera sin detenerse hasta el día de hoy. Sin embargo, en algún punto de la historia las lenguas comenzaron a asociarse con los atributos que se creía que sus hablantes tenían. Este acontecimiento fue tanto bueno como malo dependiendo el caso, ya que, del mismo modo en que unas podían ser asociados con la belleza, otras podían ser asociadas con la pobreza u otros valores negativos; esto dio pie a prejuicios formados hace años y que persisten al día de hoy.

            Se suele pensar en el acento como la razón por la que una lengua suena mejor que otra. Si esta es muy agresiva, se le considera poco agradable al oído; pero si, en cambio, su tono es más suave, se le considera bonita. Lo anterior puede resultar lógico para la mayoría de las personas, aunque realmente es una percepción subjetiva. Si esto fuera verdad, entonces implicaría que existen lenguas que son mejores que otras debido, sencillamente, a que son más agradables de escuchar. Pero, ¿es esto verdaderamente así?

En cuanto a las nociones de idioma y dialecto, ellas hacen referencia a la manera como histórica y culturalmente se han diferenciado los fenómenos de poblamiento en el orden geográfico, étnico, lingüístico, económico y territorial.

(Daza, 2005, p. 9)

Las lenguas (y los idiomas) cambian constantemente conforme a la variación de la posición geográfica y el trasfondo histórico de sus hablantes.

Daza considera que cuando se habla de una lengua

…es preciso tener en cuenta que es a través de ella que los individuos logran compartir características y construir culturas y procesos sociales diferenciados y diferenciadores frente a otros grupos, a partir de lo lingüístico y lo simbólico.

(Daza, 2005, p. 14)

La lengua y el idioma van de la mano, sin embargo, cabe recalcar que dichos conceptos poseen diferencia entre significados, a pesar de ser confundidos a menudo entre sí. En términos generales, el concepto de “lengua” se refiere a el sistema oral o escrito mediante el cual nos comunicamos y que es propio de un lugar o una comunidad determinada, por ejemplo, el español, el chino, el inglés, el maya, el náhuatl, el quechua, entre otras. Por el otro lado tenemos que un idioma también hace referencia a una lengua con la cual nos comunicamos, ya sea oralmente o por escrito, sin embargo, éste está más relacionado con el trasfondo político y económico de donde es empleado.

México se encuentra entre los 10 países más lingüísticamente diversos del mundo.

De acuerdo a Tibor (2009), “Una lengua determinada, pues, se extiende en el espacio y se extiende en el tiempo. La variación lingüística puede darse y observarse también en estas dos dimensiones” (Tibor, 2009, p.179). Si las lenguas y los idiomas cambian y evolucionan a lo largo del tiempo y del espacio, ¿qué es lo que ha hecho que hoy en día sigamos teniendo la misma idea de ellos, y en base a qué formamos nuestras opiniones de lo que es o no un idioma bonito?

Calvo-Shadid, A., & Castillo-Rivas, J. (2016) mencionan que

La lingüística podría considerar que los mitos lingüísticos son engañosos, o que están basados en premisas falsas; pero sobre todo están fundamentados, más que en sus orígenes lingüísticos, en las relaciones históricas, políticas y de poder económico de los países…

(Calvo-Shadis & Castillo-Rivas, 2016, p. 100)

Es así que nuestra percepción de los idiomas en cuanto a su belleza varía conforme al trasfondo político y económico de los hablantes del mismo. Adoptamos esta visión que nos influyó de manera imperceptible e involuntaria, manteniendo una mentalidad colectiva, lo cual resulta en una realidad que, en mi opinión, es difícil de aceptar.

Podemos concluir que las lenguas son uno de los inventos más impresionantes del ser humano.  Comunicarnos a través de ellas nos ha permitido producir creaciones aún más complejas y unir nuestras formas de pensamiento, entre otras cosas, por lo que es desalentador que se busque ridiculizar a todo un grupo de hablantes tan solo por, digamos, prejuicios prehistóricos. A pesar de la creencia popular, nuestra percepción de los idiomas no radica verdaderamente en el tono en el que se emplea, sino en un pensamiento colectivo interiorizado en el que se juzga su estética con base en el entorno de los hablantes que lo emplean.

Ningún idioma es mejor que otro. A pesar de que es cierto que algunos de los problemas con los que se asocian a los hablantes son reales, como lo son la pobreza en la mayoría de los países latinoamericanos, esto no quiere decir que la lengua en sí sea peor o deficiente en belleza, ya que, como vimos, con el solo hecho de ser una lengua, ya es algo impresionante y ciertamente bello.

*Este texto forma parte de un segmento de nuestro página, titulado “Desarrollando Perspectiva“, un espacio donde estudiantes de preparatoria, licenciatura y posgrado pueden publicar sus textos, guiados por un tutor. Los estudiantes recibieron correcciones, observaciones y recomendaciones para redactar sus textos, y estos son publicados tras el visto bueno del tutor. El tema escogido, así como sus planteamientos, responde enteramente a los intereses y sentido crítico de los estudiantes.

Bibliografía:

Daza, S. L. P. (2005). Idiomaje, idioma, habla, idioma y dialecto. Colombia: Universidad Distrital de Colombia, sf.

Tibor, B. (2009). Variación dialectal y evolución lingüística: los idiomas romances de la Península Ibérica. Etudes romanes de Brno, (2), 179-185.

Calvo-Shadid, A., & Castillo-Rivas, J. (2016). Sobre el atractivo social atribuido a las variantes regionales del español: mitos lingüísticos. Revista de Filología y Lingüística de la Universidad de Costa Rica42(1), 89-103.‌

Publicado por Liliana Lanz

Doctora en Ciencias Sociales, maestra en Lingüística aplicada y docente con experiencia de más de 15 años. Mis temas de interés son el bilingüismo, el análisis de discurso y la mercantilización del lenguaje. Me identifico como feminista, translingüe y madre contestataria.

Un comentario en “Diversidad lingüística

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: