Pobre, pero honrado: el consuelo mexicano en el Cine de Oro

Catherine M. Diarte Cruz
Estudiante de la Licenciatura en Traducción,
en la Universidad Autónoma de Baja California
catherine.diarte@uabc.edu.mx

El 6 de agosto de 1896, se inauguró oficialmente el arte del cine en México con el cortometraje titulado El presidente paseando a caballo en el bosque de Chapultepec, al ser la primera película y exhibición cinematográfica en el país (Standish, 2008). Este fue el comienzo de una historia relativamente joven en la evolución y explotación de esta forma de entretenimiento. Lo que a inicios fue innovador, nuevo y emocionante dio a su vez comienzo a una nueva industria que aportaría al país un gran incentivo económico a lo largo de varios años. 

Tras estallar la Segunda Guerra Mundial, la industria cinematográfica de los principales países involucrados se enfocó en producir propaganda militar para incentivar una cultura de patriotismo y apoyo por parte de sus ciudadanos, dejando muy poco presupuesto y disponibilidad a producciones comerciales de otra índole. Gracias a esto, el cine mexicano logró abrirse paso en el cine internacional con propuestas comerciales variadas, ofreciendo una alternativa y un respiro del tema militar (Silva, 2010). En consecuencia, la industria cinematográfica de México obtuvo prestigio a partir del reconocimiento del público y la crítica a mitad del siglo XX, dando por resultado un período de esplendor cultural y económico; a esto se le conoce como la Época de Oro del cine mexicano. 

Durante esta época, el cine con protagonistas de clase baja saturaba las carteleras. El uso de un lenguaje similar empleado por el público, los valores familiares, costumbres y tradiciones que reflejaban los personajes, además de un humor picante que se complementaba con el carisma del elenco, eran factores por los que la gente se sentía atraída debido a que se identificaban, viendo en ellos una esperanza. No era de extrañarse, puesto que el calor de las pasadas luchas revolucionarias mantenían latentes el patriotismo entre el pueblo mexicano, además de que la abrupta modernización devoraba las comunidades rurales, dejando en segundo plano el sector agropecuario para darle prioridad al sector industrial (Salinas, s.f.). Por todo esto, ver en pantalla historias donde el pobre es bueno y triunfa sobre el rico era algo muy atractivo a lo que aferrarse. 

Este ensayo presenta uno de los discursos más utilizados en el cine de oro —e incluso del cine actual—: el ser pobre, pero honrado. Para ello, se toma como representativa la frase «Ustedes los pobres, que tienen corazón para todo. Denme un pedacito. Ustedes son buenos […]», la cual es el fragmento de un diálogo dentro de la película de culto Ustedes los ricos (Rodríguez, 1948), que será analizada a través del modelo S-P-E-A-K-I-N-G del sociolingüista Dell Hymes. La escena en la cual se da esta conversación se encuentra en el minuto 2:03:10 del filme, y es la siguiente: 

Han pasado aproximadamente 9 meses desde la muerte de Torito, el primogénito de Pepe el Toro, tras un incendio provocado. Ahora toda la vecindad se encuentra de fiesta por el nacimiento de los gemelos de Pepe el Toro. Entra a escena Doña Charito —la antagonista principal, una señora millonaria—, interrumpiendo la celebración, aún vestida de negro, mostrando que sigue en duelo desde la muerte de su hijo (quien murió en el mismo incendio que Torito), y dice lo siguiente: 

“Por favor, déjenme entrar. Estoy muy sola con todos mis millones. Y vengo a pedirles, por caridad, un rinconcito de su corazón. Ustedes que son valientes, y que pueden soportar todas sus desgracias porque están unidos. Ustedes los pobres que tienen un corazón tan grande para todo. Denme un pedacito. Ustedes son buenos… ¿Me perdonas, Chachita?”

Chachita a continuación le dedica una sonrisa para posteriormente levantarse y acercarse a ella, mientras Pepe el Toro le da la bienvenida con un “pásele, señora” seguido de un pequeño discurso. Los ánimos de la fiesta vuelven y prosiguen con la celebración. A continuación, se identificarán los componentes del habla del modelo SPEAKING de Hymes con base en la escena, y se hará un breve análisis en cuanto relación con la identidad mexicana dentro del filme. 

Settings: Este intercambio lingüístico ocurre en una fiesta dentro de una vecindad, donde de hecho transcurre la mayor parte de la película. Esto se trata de algo normal, puesto que, según Lewis (1958), a mitad del siglo XX, la mayoría de las personas de bajos recursos vivía en vecindades. El autor define a la vecindad como una pequeña comunidad que se compone de una o más hileras de viviendas de un piso, rentadas a bajo costo y que dan a un patio común. Con estas características, no es algo inesperado que la constante convivencia con las otras familias, debido al patio común, refuerce un sentido de pertenencia y hermandad dentro de la vecindades. Es por esto que actividades como ver a los niños jugando, fiestas entre vecinos, la organización de tandas, entre otras, son algo con lo que los espectadores se podían identificar fácilmente, brindándole legitimidad a la película. Este elemento —es decir, la vecindad— se convertiría en uno de los escenarios más recurrentes para la recreación de la marginalidad urbana dentro de los filmes mexicanos (Obscura, 2011). 

Participants: Los involucrados en este intercambio son los pobres (es decir, Pepe el Toro y todos sus amigos de la vecindad) y la rica. En contraste con la señora, quien viste de negro aún en luto por su difunto hijo, los integrantes de la vecindad se muestran alegres al encontrarse celebrando el nacimiento de los nuevos integrantes de su familia.

Ends: La mujer, al llegar sola y vulnerable, busca consolación de parte de los pobres.

La intención de la escena es clara; demostrar que los pobres, a pesar del daño provocado por la rica, no pueden guardar rencor en su corazón, debido a su naturaleza buena, y la acogen. Cabe destacar que los pobres se encuentran en su ambiente, por lo que se puede apreciar más poder ante la situación de su parte. 

Acts: El primer acto de la conversación se trata de lo expresado por la señora, en donde pide unirse a la comunidad. El segundo acto lo tiene Pepe el Toro, tras recibirla, haciéndole saber que era bienvenida ahí. 

Key: El efecto que la escena espera lograr es conmover, al poner a los personajes de bajos recursos recibiendo a quien fue la antagonista de la historia.

Instruments: Esta comunicación es de tipo verbal, pues se realizó en un intercambio oral. 

Norms: Al tratarse de una comunicación oral, la señora habla de manera pausada y formal, manifestando su tristeza; en cambio, Pepe el Toro la recibe con el mexicanismo pásele (Gómez de Silva, 2001) y utilizando un dialecto chilango. Con este intercambio lingüístico, la película busca resaltar las diferencias culturales y sociales de los personajes a través del léxico de los personajes. 

Genre: El diálogo de la mujer es persuasivo, ya que intenta apelar a la empatía y compasión de los personajes. 

Ahora bien, en esta escena el mensaje que da a entender es que las personas adineradas son superficiales, mientras que los pobres son profundos y bondadosos. Es por esto que Doña Charito no puede encontrar consuelo entre los suyos, porque son falsos, mientras que las personas de condición humilde son las únicas que saben amar y perdonar. Este final enaltece el componente romántico; el pobre es feliz, es bueno y sin ambición. Es pobre, pero muy honrado. 

Esta película se trata de la segunda entrega de la icónica trilogía de Pepe el Toro, dirigida y producida por Ismael Rodríguez, famoso por emplear el discurso del mexicano pobre pero honrado en sus producciones. A fin de profundizar en esto, en el prólogo de Nosotros los pobres —precuela de Ustedes los ricos— (Rodríguez, 1948) se puede leer lo siguiente: 

“[…]pues mi intención ha sido presentar una fiel estampa de estos personajes de nuestros barrios pobres —existentes en toda gran urbe— en donde, al lado de los siete pecados capitales, florecen todas las virtudes y noblezas y el más grande de los heroísmos: ¡el de la pobreza!» 

Esto se trata de un fragmento extraído del escrito realizado por el director, que se puede leer en la escena inicial de la película. Como se puede apreciar, se le atribuye un sentido de salvación moral a la clase social baja. La Época de Oro del cine mexicano aportó a la construcción de identidad en el público mexicano —es decir, la mexicanidad— presentando personajes familiares, ubicados dentro de circunstancias que hacían fácil para el espectador sentir empatía, a través de la añoranza y el uso de costumbres características de su clase social, y facilitó la digestión de estos estereotipos a través de alegres tonadas y coloridas coreografías (Casamadrid Pérez, 2015). 

El legado de este cine se puede observar aún en la actualidad con películas de comedia dominando las carteleras del país. Estas películas ubican su objetivo hacia la aspiración del público, la idea de vender una ilusión de identidad y santificación a la clase media y baja. La clase buena. Un ejemplo de esto es la película Nosotros los Nobles (Alazraki, 2013), en donde una familia adinerada deberá sobrevivir con escasos recursos, por lo que se pone en los zapatos de las persona de clase social baja, logrando aprender una lección de esta manera. 

El peligro de romantizar y santificar la pobreza radica en la nula separación de la realidad con la ficción que ya se ha establecido dentro del imaginario mexicano. En las películas los pobres triunfan, siempre sonríen a pesar de las adversidades y enseñan que no hay importancia en no tener dinero, sino que lo más importante son los valores. Sin embargo, en la vida real, la estabilidad económica otorga acceso a la educación, a servicios básicos, salud; en fin, a una mejor calidad de vida. Idealizar la pobreza resulta en la glorificación de titulares como “niña camina dos horas para nunca faltar a la escuela”, “el niño que estudia bajo un farol para hacer su tarea”, “madre soltera pudo pagar la educación de sus 6 hijos vendiendo en los semáforos”, entre muchos otros en donde se exhiben casos de personas de escasos recursos y llevan a ignorar la responsabilidad de las autoridades, adjudicando la pobreza a algo meramente individual

Cabe aclarar que la romantización de la pobreza no es algo originado en la Época de Oro del cine mexicano, sino que ha estado presente en diferentes narrativas desde hace mucho tiempo. Sin embargo, el cine mencionado terminó de establecer las bases para el imaginario social mexicano (García, 2010). El ser pobre, pero honrado para el mexicano es saber resignarse a su posición social, ser virtuoso a pesar de las carencias, reírse de las desgracias y encontrar consuelo en pertenecer a la comunidad de personas buenas, personas con valores y fuertes, tal como dice Pedro Infante en Ustedes los ricos (Rodríguez, 1948): «[…] allá abajo entre los míos, en dónde se forman los hombres a base de golpes y hambre […]».

Concluyo con una reflexión que defiende Oscar Lewis en el libro La cultura de la pobreza / Pobreza, burguesía y revolución (1972): “es más fácil ensalzar la pobreza que vivirla.”

*Este texto forma parte de un segmento de nuestro página, titulado “Desarrollando Perspectiva“, un espacio donde estudiantes de preparatoria, licenciatura y posgrado pueden publicar sus textos, guiados por un tutor. Los estudiantes recibieron correcciones, observaciones y recomendaciones para redactar sus textos, y estos son publicados tras el visto bueno del tutor. El tema escogido, así como sus planteamientos, responde enteramente a los intereses y sentido crítico de los estudiantes.

Bibliografía

Alazraki, G. (Director), (2013). Nosotros los nobles [Película].

Alazraki Films Casamadrid Pérez, F. (2015). Identidades y discursos del Cine de oro mexicano. [Tesis de Doctorado, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo].  http://bibliotecavirtual.dgb.umich.mx:8083/jspui/bitstream/DGB_UMICH/134/3/FL M-2015-0963.pdf 

García Benítez, C. (06 de enero, 2010). La identidad nacional mexicana desde la lente del cine mexicano contemporáneo. Nuevo Mundo Mundos Nuevos. https://doi.org/10.4000/nuevomundo.58346

Gómez de Silva, G. (2001). Diccionario breve de mexicanismos. Fondo de Cultura Económica. 

Lewis, O. (Agosto, 1958). La cultura de la vecindad en la Ciudad de México. [Sesión de conferencia]. 33 Congreso Internacional de Americanistas, San José, Costa Rica. https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/18281/S5900484_es.pdf?sequenc e=1&isAllowed=y&fbclid=IwAR3_KQYhhJdxz3fyKUAMw1P1Xv8R1EqOVFoooL xqRFuJ7MpaBeWy54lnirY 

Lewis, O., Fuentes, C. y Karol, K.S. (1972). La cultura de la pobreza / Pobreza, burguesía y revolución. Editorial Analgrama 

Obscura Gutiérrez, S. (2011). La construcción del imaginario sobre la pobreza en el cine mexicano. Cultura y representaciones sociales, 6(11), 159-184. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2007-81102011000200 007&lng=es&tlng=es 

Rodríguez, I. (Director). (1948). Nosotros los pobres [Película].

Películas Rodríguez. Rodríguez, I. (Director). (1948). Ustedes los ricos [Película].

Silva Escobar, J. P. (2010). La Época de Oro del cine mexicano: la colonización de un imaginario social. Culturales, 7(13), 7-30. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-11912011000100002 

Salinas, E. (s.f.). Pobreza del desarrollo: crecimiento de la pobreza y política social. http://www.redcelsofurtado.edu.mx/archivosPDF/edmar2.pdf

Standish, P. (Julio, 2008). Desarrollo del cine mexicano. [Sesión de conferencia]. Acortando distancias: la diseminación del español en el mundo: actas del XLIII Congreso Internacional de la Asociación Europea de Profesores de Español, (519-528). https://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/aepe/pdf/congreso_43/congreso_43_ 64.pdf

Publicado por Liliana Lanz

Doctora en Ciencias Sociales, maestra en Lingüística aplicada y docente con experiencia de más de 15 años. Mis temas de interés son el bilingüismo, el análisis de discurso y la mercantilización del lenguaje. Me identifico como feminista, translingüe y madre contestataria.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: